Describamos, describamos, no cuesta nada

Buenos días, estimados blogueros.

Este es un excelente 2 de mayo para seguir hablando un poco más acerca de la discapacidad, pero en otro ámbito.

Ayer les compartí una entrada acerca de la discapacidad visual y el amor, de ciertos mitos que existen en torno a este tema, y que les invito muy cordialmente a leer.

Pero hoy, basándome en otra publicación que leí ayer, quiero instarlos, más que todo, a que comencemos a hacer nuestra esta práctica que será muy beneficiosa para nosotros. Para todos. Porque los sentidos están de por medio, esas ventanas hacia el mundo que todos poseemos.

Hoy en día, una gran cantidad de personas ciegas han substituido el Braille y las pesadas máquinas Perkings por lectores de pantalla y computadoras, convirtiéndose en su medio principal de estudio, de trabajo y, por qué no, de esparcimiento, al poder tener acceso a infinidad de información tal como libros, música, y contenido audiovisual.

A pesar de que con los libros existen algunos problemas de compatibilidad, es quizás el contenido audiovisual el que representa el problema más grande, pues por su naturaleza visual.

Evidentemente, una persona ciega no podrá disfrutar de una película, una serie o una fotografía de la misma forma que lo hace cualquiera.

Pero existen medios para poder hacerlo, claro que sí. Uno de ellos es la audiodescripción, de la cual me gustaría hacer una sola entrada en mi blog después. Y otra, que es en la que me quiero basar aquí, es la descripción textual.

En los últimos meses, tanto Facebook como Twitter han implementado sistemas de descripción de fotografías, lo que permite, al menos en el caso de Twitter, que usted y que incluso nosotros como usuarios ciegos, podamos brindar una descripción breve sobre una imagen X que publiquemos. Facebook, por su parte, está implementando un sistema automatizado con inteligencia artificial para describir las imágenes; sin embargo, creo que aún no está disponible para Android y en español. Mientras tanto, lo que queda es seguir haciéndolo manualmente.

Por tanto, mi petición de hoy es esa precisamente…

DESCRIBAMOS LAS FOTOS, POR FAVOR

No cuesta nada, en serio. Lo que tenemos que pensar es que con ese pequeño gesto estamos permitiendo que otra persona disfrute de aquello que a “nosotros” no nos ha sido negado.

Si por ejemplo usted le pregunta a un grupo de ciegos si prefieren escuchar una película o leer un libro, una gran mayoría le responderían que prefieren leer un libro. ¿Por qué?

Por esto:

[…] Subiendo del río hacia la plaza, por la línea del tranvía, se puede admirar ya, a la izquierda, la extensión verdeoscura de los primeros cuadros del pujante cafetal, con sus calles casi rectas y larguísimas, enmontadas unas y cruzadas de frondosas higuerillas, y muy limpias y planchadas por la reciente palea las otras, de una tierra amarilla o rojiza que brilla a los rayos del sol de la mañana. Frente al nuevo cafetal, del otro lado (de la línea, el monte crece exuberante ahogando las esmirriadas cepas de banano y se extiende como anchuroso mar, hacia el Oeste.

Rodeando de lejos la hacienda se alzan los cerros pelones, los montes de oscura vegetación y las montañas Mauladas, formándole al valle una barrera que se quiebra al Este, para dejar escapar, ya juntos, los dos ríos que lo cruzan el Pejibaye, hermano en el nombre del lugar, y el Gato, de agua fresca y cristalina. Por allí, también, se escurre la línea del ferrocarril que viene de Turrialba. Fallas (p. 11)

Gentes y gentecillas

La descripción detallada y literaria seguirá siendo, al menos en mi caso muy personal, invaluable e irremplazable. Y no habrá nunca película alguna que supere para mí lo que significa poder tener acceso a una descripción tan hermosa y tan llena de perfección. Es la forma en la que yo puedo imaginarme las cosas; construirlas desde lo más profundo de mi creativo subconsciente y verlas, a pesar de que no pueda ver.

¡OJO!

No estoy diciéndoles que todos tengamos que convertirnos en Carlos Luis Fallas y describir todas las fotos que subamos a la red tan perfectamente, porque las redes sociales son un medio discursivo totalmente distinto.

Solo quiero resaltar la importancia y la trascendencia que juega el describir brevemente una pequeña imagen, por más nimia que sea.

Pero tampoco quiero que nadie se sienta obligado a describir imágenes que considere muy personales; sin embargo, si las sube a la red no creo que sean tan personales. #meditemos, como dicen por ahí en Twitter.

Hay una analogía con la cual quiero terminar, y que es la publicación que me inspiró a escribir esta entrada.

Pero antes, si usted desea conocer cómo puede activar y utilizar la opción de describir fotos en Twitter, puede hacer clic aquí.

Finalmente, les invito a leer este artículo y compartir conmigo el sentimiento tan grande, tan grande, que me erizó todos los vellos de mi cuerpo. Trata de un concierto que ofreció el DJ de música electrónica Martin Garrix para personas sordas. Si no puede leer el artículo, comparto a continuación un video alusivo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=vGF1KlaGa1E[/youtube]

En conclusión, este concierto de música electrónica de Martin Garrix para sordos es a los sordos, como las descripciones a las imágenes, la audiodescripción y la descripción artificial son a las personas ciegas. He ahí la analogía. #Meditemos


MUCHAS GRACIAS POR LEER

Ir a la barra de herramientas